Ruta de la almadraba Conil| CIT Conil
14985
page,page-id-14985,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
 

Acercándonos a la Almadraba en Conil

La ruta almadrabera de Conil pretende acercar de una forma dinámica y cercana cual fue y es la historia de la almadraba en Conil, un arte de pesca milenario que se mantiene hasta el día de hoy.

Conoceremos las historias y anécdotas más interesantes así como la visita a diferentes edificios históricos que forma parte del patrimonio histórico artístico de Conil, tales como la chanca, el mesón del Duque, la torre de Guzmán…

Reservar
almadraba 4

Ruta de la Almadraba Conil

A lo largo del litoral gaditano y más concretamente entre las poblaciones de Conil de la Frontera y Tarifa se practica desde hace milenios un género de pesca tradicional del atún introducida, por los fenicios y que entonces ha acabado denominándose con una palabra árabe: almadraba. Conil es famoso por sus almadrabas y el significado de esta palabra es “lugar de lucha” posiblemente porque en el momento de captura del atún existe una especie de lucha cuerpo a cuerpo entre el atún y los propios pescadores.

La cuestión no es memorizar datos ni hacer un recorrido muy pesado para el visitante, sino más bien situarlo a fin de que sea consciente de la trascendencia que tiene la pesca en la creación de esta localidad. Fue por esta razón que se crearon las torres atalaya y asimismo se hace hincapié en la relevancia de que A. P. de G. recibiese el ducado de Medina S., lo que supuso la explotación de una zona que había sido próspera por sus productos del mar desde siempre y en todo momento.

Como señor de las almadrabas, G. el Bueno controlaba la pesca del atún, que siempre y en todo momento estuvo a cargo de los poderosos. Los pescadores que trabajaban para él eran presidiarios a los que se conmutaba la pena de prisión por la almadraba, lo que da idea de lo duro del trabajo en la Almadraba. Conil nació y se desarrolló prácticamente en la playa centrando su actividad en la captura del atún rojo, aparte de la jábega, otro género de atrapar en la que se tendían las redes muy cerca de la playa y la gente de Conil tiraba de las redes e iban saliendo a la playa los diversos peces que se capturaban. Esa es el arte de pesca popular, en frente de la almadraba, dominada por la nobleza.

La almadraba, procedimiento que se explica con detalle en la visita, era el más utilizado por la nobleza de la temporada, al paso que los pescadores más humildes apostaban por la jábega, un sistema más tosco que dejaba la pesca cerca de la playa.

Durante los siglos XVI y XVII Conil se convierte en una localidad muy famosa por la captura del atún empleando la técnica de la almadraba. Conil es en esos momentos una población que recibe muchos trabajadores que llegan a Conil buscando un empleo como pescadores en las almadrabas, procedentes no solo de la región sino desde otros puntos de España e incluso Europa por la fama que adquiere por la pesca del atún de almadraba.

Todo este trasiego de personas genera una gran actividad económica en la zona que permite la creación del pueblo de Conil, como ya comentamos anteriormente gracias a la captura del atún y a las almadrabas.

Los atunes que se pescan son trasladados a la chanca, una urbe en miniatura donde conviven todos y cada uno de los oficios derivados de la actividad pesquera.

En la visita comenzamos conociendo el origen de Conil, como un entorno entregado a Guzmán. El Bueno, como recompensa por impedir que desembarcaran los musulmanes del otro lado del Estrecho de Gibraltar.

Los árabes habían secuestrado a uno de sus hijos y le ofrecieron su vida a cambio de que les entregase la urbe de Tarifa. Si no lo hacía, matarían al pequeño. G. no solo no les entregó la población, sino les lanzó desde lo alto de su muralla su puñal a fin de que matasen a su hijo, pronunciando las conocidas palabras: “Más vale honra sin hijo que hijo sin honra”.

En la Chanca podemos visitar una pequeña exposición con maquetas que explican el origen de la pesca con almadraba y muestran de qué manera se ponen las redes y de qué forma se atrapan los atunes.

Para terminar la senda, se sube a la torre de G., en el centro de Conil, lugar desde el que los señores observaban el desarrollo de la almadraba, para finiquitar en las tascas del pueblo degustando una sabrosa tapa de atún con una bebida.

Porque tanto charlar de atún hace que se abra el hambre. Si bien entre mayo y julio es la temporada fuerte para consumir atún de almadraba, en Conil se puede consumir atún de muy buena calidad a lo largo de todo el año.

En nuestra visita podremos saborear una deliciosa tapa de atún encebollado en la tasca La Pepa. Tras nuestra ruta buscamos que el visitante se lleve la experiencia de haber conocido un factor clave pero a la vez poco conocido de esta localidad nacida, literalmente, del mar.

La ruta de la Almadraba Conil se efectúa por el Centro de Iniciativas Turísticas y Culturales, sito en la calle Laguna número 7. Se pueden concertar visitas en el 956 11 33 28.

Ruta de la Almadraba Conil was last modified: julio 25th, 2016 by Guideo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR